Los días después de mañana

Ene 22, 2017 // By:AnaHerrera // No Comment

¿Recuerdan esa escena de este film apocalíptico en donde los ciudadanos estadounidenses buscan refugio en México por las consecuencias del cambio climático? Bueno, para el nuevo presidente de Estados Unidos, eso forma parte de un cuento chino hecho en Hollywood, pero un reciente estudio podría demostrarle lo contrario.

Después de Chima, Estados Unidos es el segundo país que más dióxido de carbono (CO2) emite hacia la atmósfera contribuyendo en un 11.2% al total del índice mundial

El impacto de las actividades humanas ha causado una serie de transformaciones en la tierra a partir de la revolución industrial en el siglo 18. La comunidad científica lo denomina calentamiento global, las acciones políticas del mundo entero giran en torno a estrategias para preservar los recursos de la naturaleza. Pero esta conciencia ambiental puede verse afectada con la llegada del nuevo mandatario Donald Trump.

Una de sus promesas como nuevo líder mundial es la de priorizar la construcción de oleoductos, como el de Keystone XL Pipeline, realizar fracking y retornar al carbón, para generar beneficios con destino al bolsillo de las corporaciones y las élites estadounidenses (no al pueblo estadounidense) y así poner fin a la participación estadounidense en el acuerdo climático de París.

Pero esta ideología no es el único peligro, en un reciente estudio realizado por Climate Central, que informa sobre el impacto del Cambio Climático, se identificaron 414 ciudades estadounidenses que se estarán bajo los efectos de la contaminación, sin importar qué acción climática se tome. Este devastador pronóstico incluye las metrópolis más pobladas de los Estados Unidos, como Miami y Nueva Orleans y advierte que Nueva York y otras grandes ciudades van en el mismo camino.

De acuerdo a Benjamin Strauss, autor principal del estudio, una gran cantidad de ciudades podrían “salvarse” si se siguen las pautas actuales contra las emisiones, pero si el cambio, según amenaza Trump, es drástico se puede perder gran parte del patrimonio estadounidense y a las futuras generaciones solo les quedará caos y contaminación.

Aunque el  CO2 se libera a través de procesos naturales como la propia respiración humana y las exhalaciones volcánicas, las emisiones más elevadas son consecuencia de la deforestación y la quema de combustibles fósiles.

La concentración atmosférica de CO2 ha aumentado en un tercio desde los comienzos de la Revolución Industrial

Por su parte, la candidata del partido verde de EEUU, Jill Stein ha manifestado su desacuerdo ante estas posturas al afirmar que “no sobreviviremos a nuestra adicción a los combustibles fósiles. Necesitamos una transición real a las energías renovables y limpias, a un 100% para 2030”.

En su discurso de despedida, Barack Obama expresó que negar el cambio climático es traicionar a las generaciones futuras

Sobre los días que vienen después de mañana, la dirigente pronosticó un aumento del desempleo y la pobreza. “Evitar la catástrofe climática, construir una economía sostenible y justa y reconocer la dignidad y los derechos humanos de todos en nuestra sociedad y en nuestro mundo es vital, porque el poder de crear un nuevo mundo no está en nuestras esperanzas, ni en nuestros sueños, está en nuestras manos”, detalló.

About AnaHerrera

Browse Archived Articles by AnaHerrera

Leave a Comment

Your email address will not be published.