Luciérnagas permiten tener santuario tlaxcalteca de la cultura forestal

Jul 27, 2017 // By:AnaHerrera // No Comment

El silencio y la profundidad del bosque hacen más grande el misterio; algunos sonidos de aves suenan a veces por aquí, a veces por allá. Los pasos sobre las hojas secas se encaminan hacia las partes altas. La espera se combina con la emoción de apreciar los chispazos de luz que poco a poco se irán manifestando entre pinos, oyameles, encinos y madroños. La mirada busca filtrar todos los destellos: es momento de que la luciérnaga nos permita apreciar su magia.

Nueva Zelanda y México cuentan con una biodiversidad única en el mundo, en ambos países existen dos ecosistemas forestales en donde la luciérnaga puede apreciarse con tal magnitud que les confieren el privilegio y responsabilidad de ser consideradas “Santuarios”.

Los bosques del municipio de Nanacamilpa en Tlaxcala son el Santuario y hogar de esta especie de escarabajo del orden coleóptera cuya luminiscencia atrae a miles de personas cada año, específicamente a finales de  junio, durante el mes de julio y en la primera semana de agosto, temporada en donde el clima húmedo y templado que predomina en la zona ubicada a 2 mil 800 metros sobre el nivel del mar, permite contemplar una experiencia irrepetible.

El fenómeno de la luciérnaga es un cortejo en el mundo natural; los machos asechan desde el aire y las hembras, cuyas alas están ausentes, contemplan desde el suelo la intermitencia y aguardan el momento cumbre. Ambos emiten una luminiscencia desde su abdomen que proviene de una reacción química con el oxígeno.

Así es como este ritual de apareamiento adquiere un matiz a historia de amor con cierto grado de tragedia y una pizca de selección natural: la luciérnaga hembra se aparea con un solo macho; una vez que encuentra al macho indicado, se esconde y no vuelve a encender su luz. Posteriormente ella deposita de 50 a 150 huevecillos y finalmente muere. Las luciérnagas que sobrevivan serán apreciadas el siguiente año en el mismo ritual.

Tan sublime como llega a ser encontrarse en medio del bosque rodeado por la danza de las luciérnagas, es imposible no apreciar el gran esfuerzo que realizan los habitantes de las comunidades responsables de resguardar la magnitud de este escenario natural vinculado al óptimo trabajo que realizan las autoridades encargadas de preservar la totalidad de este ecosistema.

“Se oye fácil decir que se protege el bosque; sin embargo, es un trabajo muy arduo en el que participan gobierno federal, estatal, municipal y principalmente los dueños de los bosques”, afirma el Ingeniero Víctor González subgerente operativo de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) en Tlaxcala.

Una de estas buenas prácticas de cultura forestal enfocadas en la conservación y el cuidado de los bosques y cada uno de sus habitantes se encuentra en el desarrollo Ecoturistico de Villas de Santa Clara, un espacio que cuenta certificado por la Comisión Nacional de Áreas Protegidas desde 2012.

Además de tener 8 senderos destinados al avistamiento de la luciérnaga, esta zona cuenta con energía solar, 11 cabañas, servicio de restaurante y de la agradable atención de las y los guías que en otras temporadas del año cumplen con distintas funciones en el bosque. Tal es el caso de Sharon Contreras,  estudiante de nutrición y conocedora de los lugares en donde crece la “hierba del aire” con la cual se prepara un té relajante, típico de la región.

Por su parte, la Sociedad Piedra Canteada, otro de los lugares acondicionados para el avistamiento, es una empresa forestal certificada en crear un bosque sustentable a través de prácticas enfocadas en el cultivo forestal que cumplen con la normativa federal y que brindan la oportunidad de tener ocupaciones como el “chaponeo” , actividad que el señor Asención Guzmán lleva a cabo para mantener el suelo boscoso en óptimas condiciones con el objetivo de realizar reforestaciones.

Otras actividades realizadas en este recinto del santuario de la luciérnaga son: el mantenimiento de un vivero forestal, la cosecha de madera como resultado final que pasa a un aserradero y la preservación de biodiversidad en donde  destacan especies como el conejo teporingo, (especie considerada en riesgo por la NOM 059)  gato montés, venados, coyotes, zorrillos, mapaches y una amplia variedad de hongos comestibles y silvestres.

Para lograr que la cultura forestal tenga el triple beneficio de la sustentabilidad en el ámbito social, ambiental y educativo, la Conafor ha otorgado a la región de Nanacamilpa más de 15 millones de pesos a través del Programa Nacional Forestal en actividades específicas como el pago por servicios ambientales, desarrollo comunitario, reforestación y brigadas de incendios forestales.

En todo el mundo hay alrededor de 2 mil especies de luciérnagas. En México se distribuyen 22 géneros con un número de especies registradas que asciende a 164, de las cuales 84 son endémicas, de acuerdo al doctor de la Facultad de Zoología del Instituto de Biología (IB)  de la UNAM Santiago Zaragoza Caballero.

La luciérnaga de Nanacamilpa, Macrolampis palaciosi, no coincide con ninguna de las conocidas y se considera como una nueva especie propia de los ecosistemas de la región.

Para proteger a esta especie originaria, el invaluable ecosistema natural y el tesoro que resguarda la luciérnaga en el santuario tlaxcalteca te recordamos estas sencillas reglas que te convertirán en un visitante respetuoso y responsable con el medio ambiente:

About AnaHerrera

Browse Archived Articles by AnaHerrera

Leave a Comment

Your email address will not be published.