Navidad, el pretexto ideal

Dic 9, 2019 // By:AnaHerrera // No Comment

Todo lo que necesitas saber sobre las plantaciones certificadas de árboles de navidad que permiten llevar a cabo buenas prácticas de sustentabilidad en la Ciudad de México.

México es un país con que mantiene cobertura forestal en un 70% de su territorio debido a distintas actividades de conservación que llevan a cabo comunidades que interactúan con una realidad mixta entre el deterioro ambiental, la presión urbana y la voluntad por preservar.

Las plantaciones forestales comerciales son una alternativa en donde se manifiesta un círculo virtuoso de sustentabilidad.

De acuerdo a la Comisión Nacional Forestal (Conafor), en todo el país existen 2500 hectáreas destinadas a plantaciones de árboles de navidad. Por las características de su ecosistema montañoso, habitado por bosques de agua, la Ciudad de México se encuentra entre los 3 primeros estados del país en contar con un suelo apropiado para el crecimiento de árboles de navidad y promover su venta durante la época actual.

 

En las afueras de la ciudad, en las alcaldías de Magdalena Contreras, Milpa Alta y Tlalpan, existen 147 mil especies de árboles de navidad resguardados por 45 productores certificados que invitan a ser parte de un nuevo ritual de consumo consciente, pues “cortar el árbol” trae implícito un compromiso que va más allá de la navidad.

Los componentes ambientales, sociales y económicos de la sustentabilidad se entrelazan dentro de este ritual, fomentado desde las prácticas consumistas, para transformarlo en una oportunidad para contribuir con el cuidado ambiental, a través de 5 elementos que hay que tener en consideración.

 

  1. Tierra con vocación forestal.- Las áreas en donde se han establecido las plantaciones forestales comerciales de árboles de navidad son áreas degradadas, incluso destinadas para la ganadería, que son propensas a reconvertirse en áreas forestales a través de plantaciones que no alteran la salud del bosque.

 

  1. Acciones a largo plazo.- Después de cortar un árbol, los productores colocan otro que puede provenir del invernadero local, para no perder la cobertura forestal y continuar con la captura y almacenamiento de carbono.

 

  1. Bosques en resistencia.-Las plantaciones son controladas e impiden el crecimiento de la mancha urbana ante la presión del crecimiento habitacional que amenaza la zona de reserva ambiental de la ciudad.

 

  1. Fortalecimiento de la economía local.- Con la compra de árboles de navidad se cubre un pago por los servicios ambientales que las comunidades realizan, ya que los ingresos económicos en estas zonas pueden estar sujetos a presupuestos gubernamentales específicos, de esta manera se contribuye a la diversificación de alternativas económicas para los habitantes.

 

  1. Evita el consumo de árboles navideños de importación.- Aunque muy probablemente esta actividad también es redituable para mexicanos migrantes dedicados a actividades forestales en norteamerica, los árboles que vienen de Estados Unidos y Canadá, se encuentra refrigerados y suelen durar menos.

 

¿Cuáles son las especies de pinos disponibles en la ciudad de México y cómo saber cuál escoger?

Ayacahuite (vikingo) es muy apreciado ya que dura más al corte.

Oyamel (abies religiosa) tiene un aroma más intenso pero su duración es menor.

Abeto de Douglas (pseudotsuga).- Es el más vendido en los centros comerciales sus ramas son muy flexibles y es sencillo para vestirlo de adornos.

En una plantación de pino caben 4 mil especies por hectárea, pero hay que esperar de 7 a 8 años para que el árbol esté disponible para la venta.

¿A dónde puedo ir por mi árbol de Navidad?

De acuerdo a Aaron Camacho productor del Parque Ejidal San Nicolás Totolapan, es recomendable ir por el árbol de navidad después de la primera semana de diciembre, para que éste tenga mayor duración.

Es precisamente en este parque Ejidal ubicado en el km 11. 5 de la carretera Picacho –Ajusco, en donde además de encontrarse árboles de Navidad también se encuentra uno de los pulmones ambientales más amenazados pero mejor conservados.

Aaron Camacho del Parque Ejidal San Nicolás Totolapan junto a un pino oyamel

 

Desde hace tiempo la familia Camacho han recibido ofertas para vender su predio pero se han mantenido en resistencia. “La ciudad depende de estos sitios, pero ¿de qué vivimos los que habitamos en los bosques? Si no tenemos ingresos, es necesario generar proyectos sustentables que generen insumos económicos”, expresa Aaron Camacho, jefe de una de las 6 familias que mantienen la organización del parque.

Además de poner a disposición la experiencia de cortar y escoger el árbol navideño,  a lo largo de sus 2, 300 hectáreas también se pueden realizar actividades de ecoturismo como senderismo, downhill, granja ecodidáctica y campismo, que pueden disfrutarse con sólo ir al lugar.

Cabe destacar que en el parque ofrece hospedaje en 13 cabañas que funcionan con energías renovables disponibles a precios de oscilan entre los mil a 2 500 pesos.

La entrada al parque es de 30 pesos. Si van un árbol de navidad sólo hay que pagar el estacionamiento.

El precio de los árboles navideños va de 400 a los mil pesos

Aquí también puedes consultar el directorio de la Conafor en donde aparecen los productores certificados de árboles navideños de todo el país.

¡Felices y sustentables fiestas!

 

 

 

About AnaHerrera

Browse Archived Articles by AnaHerrera

Leave a Comment

Your email address will not be published.