Polarizadas opiniones sobre decretos presidenciales en cuencas hídricas mexicanas

Jun 20, 2018 // By:AnaHerrera // No Comment

Aunque no ocurrió durante el fin de semana, mientras la religión del futbol brindaba certeza  y seguridad a los aficionados mexicanos después de vencer a la selección alemana, el pasado 5 de junio, en un acto “conmemorativo” por el día Mundial del Medio Ambiente, el presidente Peña Nieto firmó 10 decretos sobre las cuencas hídricas en México.

Estos decretos eliminan el concepto de veda, les facultan ahora como zonas de reserva y aplican para 295 de las 756 cuencas que hay en México. A nivel regional, impactarán en las cuencas hidrográficas Ameca, Actopan-Antigua, Costa de Jalisco, Grijalva-Usumacinta, Papaloapan, Pánuco, Costa Grande de Guerrero, Lerma-Santiago, San Fernando-Soto la Marina (1 y 2).

Una cuenca es un sistema natural que permite al agua que brota desde un arroyo llegar a un río, lago, pantano o incluso hasta el mar.

De acuerdo a Eugenio Barrios, director del Programa Agua del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), instancia que asesoró al gobierno mexicano para esta acción, del volumen total del líquido en las cuencas, únicamente el 1 por ciento será reservado para consumo humano, cerca del 70 por ciento está destinado para reservas ambientales y el resto, es decir, cerca del 29 por ciento, está destinado “para los usos contemplados en la Ley (General de Aguas)”.

Y es precisamente en ese 29 % en donde especialistas, académicos y ONG´s han advertido sobre la vulnerabilidad de las condiciones en las que se obtiene,  distribuye y almacena el líquido a costa de las concesiones que pueden pactarse con empresas extractivas, incluyendo las acciones de extracción de combustibles fósiles vía fracking.

“Esta ley abre no sólo las aguas nacionales como objeto de compra y venta, sino también de especulación, pagando una cuota de garantía, adquiriendo volúmenes de agua, aunque no lo estuvieran utilizando”, explica Elena Burns, académica de la Universidad Autónoma de México a Huffingtonpost México.

Y es que la Ley de Aguas Nacionales vigente tiene el oscuro antecedente de haber sido condición para la entrada de México al Tratado de Libre Comercio de América del Norte, y es una nueva manifestación de la llamada Ley Korenfeld frenada en 2015.

A la polémica generada en días pasados, se suma la interrogante del agua subterránea, pues a pesar de que forma una parte importante en el ciclo hídrico con un 97 % de ésta utilizada para consumo humano, aún no se cuenta con un régimen legal que pueda regular su uso.

 

 

 

About AnaHerrera

Browse Archived Articles by AnaHerrera

Leave a Comment

Your email address will not be published.