Fotografía forestal: aún hay belleza en la emergencia ambiental

Conoce las fotografías ganadoras del concurso Visión Forestal y Centinelas del tiempo.
La experiencia estética permite generar una reflexión sobre la importancia de los árboles en los territorios.

Tala indiscriminada, expansión de áreas industriales y urbanas, explotación de los territorios para megaproyectos agrícolas y ganaderos, incendios y plagas forestales, han disminuido la cobertura forestal en México.

Aunque este escenario ocurre en todo el mundo, México es uno de los países con mayor deforestación en el mundo; de acuerdo a Global Forest Watch, de 2001 a 2020 perdió 4.29 millones de hectáreas de bosque natural, lo que equivale a perder todo el territorio del estado de Yucatán.

Los ecosistemas boscosos se encuentran en un tercio de la superficie terrestre del planeta. El 70% del territorio mexicano presenta cobertura forestal por selvas tropicales, bosques templados, manglares y matorrales, pero su permanencia está en duda.

La deforestación está asociada a mecanismos complejos de grupos delictivos que amenazan los ecosistemas y a las personas defensoras del medio ambiente; de acuerdo al informe anual de Global Witness, en 2020 fueron asesinados 30 defensores de la naturaleza y de los derechos humanos.

Los bosques de Veracruz, Yucatán, Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Michoacán son los más vulnerables, específicamente este último estado se enfrenta a graves conflictos por el cultivo de aguacate, asociado al avance de la frontera agrícola, al cambio de uso de suelo y al crimen organizado. Asimismo, la Reserva de la Biosfera y el fenómeno migratorio de la mariposa monarca también se encuentra en riesgo.

Se estima que en los próximos años, entre 50 mil y 60 mil hectáreas de pino pueden ser deforestadas en Michoacán para generar cultivos de aguacate.

Los árboles, pilares del patrimonio ambiental en México, deberán ser protegidos toda vez que, dentro de la icónica reunión global para frenar el calentamiento global, la COP 26, la representación de México se sumó al acuerdo para frenar la deforestación al año 2030.

En la 6ª edición del Concurso Nacional de Fotografía Visión Forestal y Centinelas del Tiempo, organizado por la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y la organización civil Reforestamos México, se recibieron 2 mil 989 de los 32 estados y se premiaron 15 imágenes.
La bolsa repartida fue de 535 mil pesos .

Las categorías y fotos recibidas en cada una de ellas fueron: Acciones Forestales (264), Paisaje Forestal (1391) y Centinelas del Tiempo con tres modalidades: Árbol urbano (446), Árbol rural (435) y Árbol silvestre (453).

La edición 2021 cerró el pasado domingo 24 de octubre, la premiación fue transmitida vía remota por segunda ocasión como medida precautoria por la actual pandemia COVID-19. Misma razón por lo que se permitió que las personas participantes compartieran sus memorias de imágenes con un máximo de cinco años de antigüedad, siempre y cuando cumplieran con los requisitos de la convocatoria.

Consulta aquí las ediciones pasadas de este concurso y cómo participar.

Categoría Paisajes Forestales

Primer lugar: “Estrellas del Sahuaral”. Hermosillo, Sonora. Autor: Sergio Müller.
Los saguaros son las plantas más características del desierto de Sonora y de la cosmovisión de las comunidades. Aquí son protagonistas de un cielo privilegiado en el Desierto de Sonora.

Segundo lugar: “Árbol que crece torcido”. Morelia, Michoacán. Autor: Omar Mora Arroyo.
Árbol de la presa de Umécuaro, un cuerpo de agua originado en un manantial que se encuentra rodeado de bosques amenazados por construcciones turísticas e infraestructuras agrícolas.

Mención honorífica: “Majestuosa rosa de las nieves”. Toluca, Estado de México. Autor: Manuel Enrique Molina Tapia.
La “Rosa de las nieves” sobrevive a grandes alturas e incluso en temperaturas bajo cero.

Categoría Acciones Forestales

Primer lugar: “Umbral del humo”. Magdalena Contreras, Ciudad de México. Autor: Raúl Tagle Amaya.
Atender los incendios forestales en los bosques de la alcaldía Magdalena Contreras, es una labor que involucra a la comunidad que, sin protección ni trajes especializados o equipo, acuden a apagar el fuego en los bosques.

Segundo lugar: “El bosque en el agua”. Tamiahua, Veracruz. Autor: Luis Ángel Rafael García Herrera.
La compleja labor de reforestar con mangle las costas de Veracruz para mitigar los impactos de eventos climáticos extremos.

Mención honorífica: “El avance del fuego”. Sierra de Guadalcázar, San Luis Potosí. Autora: Marcela Urmenta Gil.
Cada año la sierra de Wirikuta, la sierra Real de Guadalcázar y la sierra de Álvarez se ven amenazadas por incendios forestales en el estado de San Luis Potosí.

Categoría Centinelas del Tiempo – Árbol silvestre

Primer lugar: “Color en el bosque”. Ensenada, Baja California. Autor: Jonathan Alonso Villareal Fletes.
Los árboles “Alamos temblones” en los cambios de color de sus hojas en otoño.

Segundo lugar: “Siglos y raíces”. Soyaniquilpan, Estado de México. Autora: Fabiola Marina Saénz Cózar.
Ahuehuetes en la Reserva Natural Cascadas El Fresno.

Mención honorífica: “La hora dorada del otoño”. Ensenada, Baja California. Autora: Sofía Garduño Buentello.
Álamo turnándose dorado en la Sierra de San Pedro Martir.

Categoría Centinelas del Tiempo – Árbol rural

Primer lugar: “Más allá de la fronda”. La Paz, Baja California Sur. Autora: Andrea Gaume Amao.
Higuera silvestre compañera de juegos en la playa El Sargento.

Segundo lugar: “Árbol milenario de Solferino”. Lázaro Cárdenas, Quintana Roo. Autor: David Mauricio Torrejón García.
Ceiba, el árbol sagrado de los mayas que une el mundo con el cielo y con el inframundo de una manera sobrenatural y mística. Aquí una Ceiba de más de 750 años.

Mención honorífica: “Árbol sagrado de los antiguos mayas”. Maní, Yucatán. Autor: Ángel Fernando Castillo.
La ceiba o Yaxché, en maya, es el árbol que sostiene el universo, en esta fotografía se percibe una imagen que alude la leyenda sobre el cenote Xcabachen, el único lugar donde se encontrará agua, una vez se agote en todo el mundo.

Categoría Centinelas del Tiempo – Árbol urbano

Primer lugar: “Guardián”. Aguascalientes, Aguascalientes. Autor: Carlos Alberto Delfín García.
El ahuehuete es el árbol nacional de México, sostiene las raíces de la historia humana y la memoria ambiental y está profundamente vinculado a entornos lacustres.

Segundo lugar: “Guayacán amarillo Oaxaca”. Oaxaca, Oaxaca. Autor: Jhovani Iván Morales Espinoza.
Belleza y colorido en el mes de enero en un entorno donde cada vez hay menos árboles. Al sur de la ciudad, un árbol florece en invierno.

Mención honorífica: “Ficus obtusifolia”. Catemaco, Veracruz. Autor: Elías Quero Herrera.
La relación entre los lugareños y el ecosistema selvático a través de la pesca.  Una instantánea de una tradición captada al final del malecón en Catemaco.

Fuentes: Organización Salva la Selva, Noticias en la Mira, Boletín Conafor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.