Hallazgo de un nido de colibrí detiene obra pública en EUA

Feb 1, 2017 // By:AnaHerrera // No Comment

Los trabajos de mejora de un puente en el área de San Francisco, California, fueron detenidos por el hallazgo de un nido de colibrí con un huevo adentro.

Dentro de la legislación estadounidense, estas aves endémicas del continente americano son una especie protegida bajo la Ley del Tratado de Aves Migratorias.

Desde el día de ayer, martes 31 de enero, las retroexcavadoras están esperando y las barreras de seguridad están listas para continuar con las acciones de mejora del puente Richmond San Rafael. Sin embargo, el descubrimiento puede retrasar el proyecto por varias semanas, de acuerdo a lo expresado por Randy Rentschler, de la Comisión Metropolitana de Transporte.

Los colibríes pertenecen al orden de los Apodiformes (del griego a ‘sin’y podos ‘pies’, por el pequeño de sus patas) y se agrupan en la familia Trochilidae (del griego Trokhiloso ave pequeña). Esta familia se distribuye exclusivamente en el continente americano y a la fecha se han descrito entre 330 y 350 especies. Es posible encontrarlas prácticamente en todos los ecosistemas con excepción de zonas con climas muy fríos.

De acuerdo al sitio web de ecología de la UNAM, en México existen alrededor de 57 especies de colibríes que representan a siete de los nueve grupos que reconocen los biólogos para la familia: topacios, ermitaños, mangos, coquetas, abejas, gemas de montaña y esmeraldas. Treinta y tres por ciento de estas especies están en alguna categoría de amenaza dentro de la Norma Oficial Mexicana NOM -059-2010.

Los colibríes se distinguen también por su asombrosa capacidad de vuelo. Pueden mantenerse suspendidos en el aire y pueden volar en cualquier dirección, incluso lateralmente y hacia atrás, lo que les permite alcanzar su alimento en cualquier lugar.

Pueden realizar entre 80 aleteos y 200 aleteos por segundo. Su musculatura también les permite alcanzar velocidades sorprendentes que van de los 50 a los 95 km/hr cuando realizan vuelos en picada durante el cortejo.

Los colibríes son aves astutas y su estilo de vida depende mucho de su aguda visión, por ello tienen uno de los cerebros más grandes de entre las aves, el cual puede representar hasta 4.2% de su peso corporal. Las plumas de los colibríes son iridiscentes, es decir que su color cambia dependiendo de cómo incide en ellas la luz del sol, por ello, el plumaje puede parecer completamente pardo u obscuro cuando se le ve en la sombra y mostrar colores metálicos extremadamente brillantes cuando lo vemos a la luz del sol.

Para conocer a detalle a estas maravillosas aves accede al libro Colibríes de México y Norteamérica de María del Coro Arizmendi y Humberto Berlanga con ilustraciones de Marco Antonio Pineda.

 

About AnaHerrera

Browse Archived Articles by AnaHerrera

Leave a Comment

Your email address will not be published.