La inmensa densidad de los desechos electrónicos en el mundo

Dic 25, 2017 // By:AnaHerrera // No Comment

“Se compran colchones, tambores, refrigeradores, estufas, lavadoras, microondas…” a excepción de los dos primeros, quienes están detrás de este popular sonido en las calles de México, se encargan de recolectar desechos electrónicos que son causa de uno de los mayores problemas de contaminación en el mundo, especialmente cuando se desconoce cuál es destino final de la mayoría de ellos.

A partir del informe Global E-waste Monitor 2017 de la Universidad de las Naciones Unidas (UNU), la disminución en los precios de aparatos electrónicos y la cultura consumista que fomenta el desecho de los mismos en periodos cortos de tiempo, ha llevado a generar grandes cantidades de desechos en todo el mundo, siendo 2016 el año en el que se generaron 44,7 millones de toneladas de residuos electrónicos.

A partir de esta medición, los expertos calculan que para 2021 sobrepasaremos los 50 millones de toneladas de residuos electrónicos.

Debajo de estas cifras abrumadoras y de las constantes imágenes que vemos en vivo o en los medios sobre la contaminación en tierra, ríos y mares, el informe también destaca la importancia de mejorar en materia, legislativa, colectiva y personal, estrategias de reciclaje y la reutilización de recursos útiles, ya sea mediante leyes federales o precisamente a través de la recolección.

China, Reino Unido y Japón son los países que generan mayor cantidad de residuos electrónicos en el mundo. Brasil y México lideran la lista en América.

Aunque en la actualidad hay 67 países comprometidos con el problema de la acumulación de desechos electrónicos mediante una ley; tan solo 41 países cuantifican los residuos que se generan y reciclan oficialmente. El paradero de la mayoría de los desechos (34 toneladas de más de 44) sigue siendo desconocido.

De acuerdo al coautor del informe Rüdiger Kühr, “Muchos recursos se echan a perder. Todavía hay mucho por hacer a la hora de canalizar mejor los flujos de residuos para incrementar los índices de reciclaje y recuperar los materiales que puedan ser útiles en el futuro”.

En países donde no existen regulaciones sobre residuos electrónicos, estos desechos son considerados como cualquier otro residuo, llegando a causar incertidumbre en el manejo de materiales tóxicos dentro de los mismos como la extracción de cobre, plata, oro y platino.

En 2016, tan solo el 20% de los residuos electrónicos fueron recolectados y reciclados, a pesar de contener estos y otros materiales de gran valor para ser reutilizados.

Además de sugerir optimizar estrategias dentro de la cultura del reciclaje, el estudio calcula que el valor de los materiales reutilizables contenidos en este tipo de residuos superaría los 55.000 millones de dólares, más que el producto interior bruto (PIB) de la mayoría de países del mundo.

Por otro lado, la investigación también hace un llamado a la conciencia de las personas en relación la calidad y cantidad de productos que se consumen “Debemos considerar más seriamente lo que estamos comprando y el impacto medioambiental de estas tecnologías”, subraya Kühr. “También sería bueno que los consumidores presionaran más a la industria para mejorar el impacto medioambiental de sus productos”.

“Se compran aspiradoras, tostadoras, cámaras,  impresoras, computadoras, calentadores y algo de CELULARES que vendaaa”


Es casi imposible sobrevivir en la época actual sin un teléfono celular, nuestra hiperconectada sociedad  enfatiza más en solucionar problemas de salud, educación, comercio y entretenimiento a través de los equipos electrónicos, tanto así que hay más celulares que personas.

Con 7.400 millones de personas pisando la tierra, hay 7.700 millones de suscripciones a teléfonos celulares.

Además, de este sorprendente dato, el informe aporta más información sobre los hábitos de telecomunicación contemporáneos

Más de ocho de cada 10 personas tiene cobertura celular en el mundo.

Casi la mitad de la población del mundo (3.600 millones de personas) usa internet y tiene ordenador con conexión en casa.

Con la conversión de la televisión analógica a la digital, muchos televisores son desechados sin necesidad, dejando montañas de tubos de rayos catódicos en el mundo.

La media de vida de un teléfono celular en Estados Unidos, China y Europa no pasa del año y medio o dos años.

De seguir por este camino, las estadísticas para 2017 no deben ser alentadoras; aunque aún debemos esperar a este informe, lo que no debe esperar son las acciones enfocadas en la reutilización de los desechos y materiales, así como la mejora de hábitos de consumo.

Fuente: ONU

About AnaHerrera

Browse Archived Articles by AnaHerrera

Leave a Comment

Your email address will not be published.