La forma del agua, es la ausencia de ella

Mar 10, 2018 // By:AnaHerrera // No Comment

Un abordaje a la reciente escasez de agua en la CDMX.

“La forma del agua” y Guillermo del Toro, son la sensación, pero hay otra forma del agua que también merece ser el centro de la atención: el desabasto del líquido en distintas zonas de la capital mexicana ha causado más estragos en los últimos meses.

Botín político, falta de planeación urbana, rupturas en tuberías por los sismos, la realidad es que cada día se normaliza más la misma escena: abres la llave del agua; tus oídos, esperan oír su caída; tus manos, sentir su frescura; pero no, apenas se percibe un hueco golpeteo en la tubería y muy a tu pesar, no cae ni una gota de agua.

De acuerdo al Sistema de Aguas de la Ciudad de México, actualmente hay cierres de válvulas de agua en 50 puntos de las delegaciones Venustiano Carranza, Iztapalapa, Azcapotzalco, Iztacalco, Coyoacán y Benito Juárez.

El gobierno capitalino afirma que el desabasto de agua es una estrategia política para afectar la “estabilidad” de cara al proceso electoral. Es probable que lo sea; sin embargo, suministrar de agua a los 9 millones de habitantes de la CDMX es uno de los servicios más problemáticos en relación a las múltiples contradicciones que hay en los cambiantes modelos que desde hace 500 años optaron por secar el lago, fundar una ciudad (que se ha convertido en una de las más pobladas del mundo), drenar sus acuíferos y todavía atreverse  a sustraer el agua de otras entidades en sus alrededores.

Suministrar de agua a los 9 millones de habitantes de la CDMX  es posible debido a una red integrada por más de 13,000 kilómetros de tuberías, 280 plantas de rebombeo, 428 pozos y 57 plantas potabilizadoras que deben funcionar 24/7.

Sin embargo, toda esta infraestructura, y el dinero invertido en ella así como en su mantenimiento, no evita las fallas en las tuberías que derivan en fugas donde se pierde un 40% del agua potable.

De acuerdo a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) la extracción de agua del subsuelo tiene una sobreexplotación del 139%. Esto quiere decir que cada segundo, en la CDMX se extraen 55 m³ de agua, y sólo se recargan, de manera natural a través de la lluvia, 23 m³.

Aunque los captadores de agua de lluvia son de uso práctico y, aún accesibles, el 70% de la lluvia que cae en la capital del país no se aprovecha y se evapora. A eso se suma la escasez de zonas con vocación ecológica, especialmente en las regiones periféricas y montañosas que se ven amenazadas y limitadas por el avance de la mancha urbana.

Los sistemas Lerma y Cutzamala brindan 70 por ciento del líquido que abastece a la CDMX,  el resto se extrae del subsuelo y los mantos freáticos. Esta es una cifra elevada considerando que la vocación ecológica del Valle de México, es precisamente almacenar grandes cantidades de agua, por eso había un lago hace 500 años que tuvo que ser drenado para fundar uno de los centros urbanos más grandes del mundo.

Y es precisamente esa raíz lacustre la que se ha fusionado con la reciente actividad sísmica que juntas, han dado lugar a nuevos daños en las tuberías y hundimientos más severos de los estandarizados.

Un reciente estudio realizado por el Centro de Investigación en Ciencias de Información Geoespacial (Centrogeo), precisó que la CDMX alcanzó 25 centímetros de hundimiento en el mes de septiembre de 2017, esta cifra sobrepasó su promedio de hundimiento anual, que va de los 2 a los 2.5 centímetros por mes.

La Ley de Aguas que pretende privilegiar el recurso hídrico para particulares y actividades industriales, junto al terrorismo hídrico que se vive en la actualidad más los fallidos sistemas de convivencia con la naturaleza, derivan a que dentro de la Zona Metropolitana del Valle de México, más de 3.8 millones de personas revivan una y otra vez la misma escena de la forma del agua, es decir, la falta de ella.

Quizás esas mismas personas que se organizan para comprar manifestarse en plantones o para adquirir pipas de agua, pueden también marcar la diferencia y optar por sistemas de captación pluvial en comunidades y regiones de la compleja y diversa metrópolis.

About AnaHerrera

Browse Archived Articles by AnaHerrera

Leave a Comment

Your email address will not be published.