El problema no es el clima: es el sistema

Organizaciones en México se pronuncian en torno al movimiento mundial por una acción climática transformadora.

El 24 de septiembre miles de personas en todo el mundo salieron a marchar por una causa en común: desenraizar el sistema que ha ocasionado el incremento en la temperatura del planeta a partir del uso exacerbado de combustibles fósiles (petróleo, carbón, gas natural) desde la revolución industrial en el siglo XVIII, y que actualmente hace de los sectores de generación de electricidad, agricultura, industria y transporte, los mayores responsables en emitir contaminantes hacia la atmósfera.

El código rojo para la humanidad, también conocido como el 6° Informe del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas) reúne evidencia científica suficiente, de más de 14 mil artículos, que muestran una dura realidad: el aumento de la temperatura media global es de 1.1 grados respecto a los niveles preindustriales cuando existía 45% menos de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera, y a menos que se reduzcan estas emisiones, la temperatura se elevará hasta los 2°C en las próximas décadas.

De acuerdo a la Revista Contexto y Acción, las filtraciones del resumen para políticos del informe, cuyo contenido se publicará en 2022,  se afirma que “la temperatura media de la Tierra es de cerca de 15 grados centígrados. Aumentar solo dos grados sería como aumentar casi cinco grados en un cuerpo humano”.

Ecoansiedad, solastalgia o miedo al cambio climáticoEl metano y el óxido nitroso, así como otras partículas, también ejercen su respectiva contribución a la contaminación del aire, por ende no todo es responsabilidad del CO2, pues este compuesto está presente de forma natural en la atmósfera. En este punto se puede inferir por qué la American Psychology Association atribuyó el término de “ecoansiedad” al miedo crónico ante la catástrofe medioambiental al asimilar que toda actividad humana (incluyendo la misma respiración, <inhalamos oxígeno molecular, O2, y exhalamos CO2>) contribuye a la crisis climática. Pero así como existen perspectivas, como la que nos brinda los (costosos) usos sustentables del CO2, sobre todo en la conservación de alimentos y producción de bebidas, también existe otra forma de mirar la responsabilidad directa en la emisión de contaminantes.

América Latina y el Caribe son responsables del 8 % de las emisiones de CO2 en el mundo, paradójicamente es una de las regiones más vulnerables ante el cambio climático, como ya se ha visto con las devastaciones en Centroamérica por los huracanes Eta e Iota de 2020, la sequía en la Amazonía y la pérdida de cultivos de alimentos a causa de este tipo de eventos, causando también fenómenos sociales sensibles como la migración en búsqueda de alternativas y oportunidades.

En 2020 fue suspendida por la pandemia de Covid-19, pero en noviembre de este año se llevará a cabo la Conferencia de las Partes sobre cambio climático (COP 26), la reunión donde se establecen planes macropolíticos para descarbonizar las economías y efectuar una transición energética hacia fuentes renovables, además de abordar esquemas de financiamiento con el objetivo de mitigar o adaptarse a un panorama que mantiene una incertidumbre entre líneas.

Los mercados de carbono, donde los países más ricos, y los que más contaminación emiten, adquieren redenciones para seguir sus patrones de producción comprando “el aire limpio” de las naciones con industrias menos desarrolladas siguen siendo un punto polémico. El diálogo entre el Norte y Sur global, por ende, requiere de mayor interacción, pero esto se logrará a base de que, en el ámbito local, la exigibilidad se traduzca en acciones democráticas, incluyentes y transformadoras desde el sector público y privado.

En México, las organizaciones de la sociedad civil ya han visibilizado la importancia de los cambios a partir de 7 acciones específicas, a continuación se enlistan:

EXIGIMOS AL GOBIERNO lo siguiente:

1 Decretar a la brevedad el Estado de Emergencia Climática en México, acompañado de MEDIDAS EXTRAORDINARIAS INMEDIATAS ADECUADAS AL COLAPSO CLIMÁTICO QUE ENFRENTAMOS, como las que se mencionan a continuación.

Las lluvias de septiembre inundaron regiones en el Estado de México e Hidalgo a causa de un sistema de drenaje que envía aguas residuales desde la Ciudad de México a estas zonas. La vocación hídrica de la metrópolis no responde a sus necesidades y ocupa un complejo sistema para importar agua potable desde otro ecosistema.

2 Programas anuales para dar a conocer por todas las vías (escuelas, medios de comunicación, espacios públicos) la verdad sobre la situación del clima, las causas que lo provocan y los escenarios devastadores que nos esperan en caso de rebasar el límite de 1.5°C antes de 2030, lo cual es altamente probable.

3 Dar a conocer la verdad de los llamados “infiernos ambientales” (sitios altamente contaminados), de la extracción de minerales a tajo abierto, de gas y petróleo por medio del fracking, así como de las consecuencias del uso de agroquímicos en el campo y del uso excesivo del auto y el avión; pero, sobre todo, la verdad sobre los numerosos asesinatos de defensores del medio ambiente.

En México existen 6 regiones consideradas como “infiernos ambientales” debido a la contaminación de agua y suelo causada por la industria. Y una de ellas es la cuenca de El Salto-Juanacatlán, por donde fluye el Río Santiago en el Área Metropolitana de Guadalajara. Otra de ellas es la cuenca del río Tula en Hidalgo.

4 Reducir cada año el veinte por ciento (20%) del consumo de gas, carbón y petróleo de los grandes consumidores individuales del país, personas o empresas.. Reducir cada año el veinte por ciento (20%) el consumo de agroquímicos en el campo y el transporte de personas en auto y avión, pero también, de mercancías que viajan más de 1,000 km, para llegar al consumidor, así como el consumo de agua y electricidad de los grandes consumidores individuales del país, personas o empresas.

5 Establecer una moratoria a la construcción de megaproyectos o grandes obras de infraestructura y hacer un programa para reemplazar las existentes en el país, tales como: supercarreteras, trasvases, grandes aeropuertos, presas y drenajes, vías rápidas, trenes de alta velocidad, grandes plantas de tratamiento de agua, torres, grandes centros comerciales, de educación y de salud. Se deben proponer alternativas a gran escala para reemplazar estas obras existentes.

6 Impulsar una legislación de Emergencia Climática que obligue a los estados a destinar un mínimo del veinte por ciento (20%) de la superficie de sus pueblos, ejidos, barrios y colonias, para expandir la captación de agua de lluvia, el cultivo de hortalizas, las granjas y establos, el acopio de residuos secos y el tratamiento de los residuos húmedos. Que obligue a los gobiernos a proteger, apoyar, reconocer, las iniciativas aprobadas por asambleas de pueblo, ejidos, barrios o colonias, convocadas por sus organizaciones vecinales; para lograr autonomía local en los asuntos del cultivo de hortalizas, crianza de animales, captación o cosecha de agua, producción de electricidad, acopio y tratamiento de residuos, transporte local, educación y salud comunitaria.

7 Buscamos construir una transición energética pública y democrática, que garantice soluciones energéticas descentralizadas para la población más vulnerable. La transición energética debe tender a la disminución del consumo global, la cual debe ser priorizada sobre los sistemas que generan niveles innecesarios de consumo de energía. Convocamos a las y los presentes a suscribir este pronunciamiento y sumarse a la construcción de un Frente Amplio por la Emergencia Climática a nivel nacional, para continuar exigiendo de manera colectiva, y cada vez con más fuerza, que se tomen estas medidas urgentes y necesarias.

¡Emergencia Climática Ya! Suscriben este Pronunciamiento:

Cambiemos el Sistema No el Clima; Juventudes en Acción Climática; Contaminantes Anonimus; Ecosocialismo México; Coordinadora Socialista Revolucionaria; Abejas de Barrio; Miel Atlantida; World Cleanup Day; Latinas for Climate; Let’s do it México; Ecoactivistas A.C.; cambio; Cambio colectivo; Proyecto Cero Basura; Girl Up; Extinction Rebellion México; Huerto Roma Verde; Alternativa Socialista; BioZaBu. Cooperativa Medio Ambiente; Movimiento Ciudadano del Sur; Frente en defensa del Bosque y la comunidad; AJUVES- Alianza Juvenil por la Sostenibilidad; Red Cultura Ambientalista; Tlaltlapianih. Guardianes de la Tierra; NezaCivico; Youth Building The Future Global; Ecomunidades. Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México; CEMERG; Frente Civico Pro Defensa del Casino de la Selva; GFLAC; Red CicloAmbiental México; Voto x el Clima, Oxigena. México; CONUR; Feria Multitrueque; Con Sentido Verde; Damos +

Fuente: Pronunciamiento ¡Emergencia Climática Ya! ¡La Casa está en llamas!
Imagen de Portada: Movimiento Ciudadano Frente al Cambio Climático MOCICC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.