Naturalista, la red social del mundo natural

Feb 20, 2018 // By:AnaHerrera // No Comment

Con el reciente descubrimiento de lo que podría tratarse de una nueva especie o una subespecie  de un hongo en el Bosque de Tlalpan, las posibilidades de nombrar y adentrarse en los detalles que hay en la naturaleza, se multiplican y potencializan con el uso de un teléfono celular con conexión a internet.

Especies amenazadas por el avance de la mancha urbana, animales que permanecieron escondidos durante años, plantas con formas, colores y texturas que despiertan la atención, todos pueden ser documentados y analizados desde la aplicación Naturalista ya sea por el sólo afán de conocer un poco más sobre aquello que nos rodea, o bien para asentar bases de investigaciones científicas.

Con el propósito de incentivar la ciencia ciudadana, Naturalista, es una aplicación disponible desde diciembre de 2012, única en el país por su respaldo académico, que contribuye a generar y socializar conocimiento en torno a la biodiversidad.

Impulsada por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), y la fundación Carlos Slim,  actualmente tiene 27 mil usuarios registrados, y más de 665 mil fotografías de naturaleza de más de 21 mil especies.

En entrevista para Ecohistorias, el biólogo Roberto Arreola, especialista en contenidos e ilustración de Conabio, explica que la ciencia ciudadana es una  actividad, generalmente recreativa, “que puede realizar cualquier persona y que, al realizarla, se genera un dato de información que puede servir para un proyecto de investigación”.

Nombrar, conocer y preservar

Apenas el año pasado,  una zorra gris fue fotografiada dentro del jardín botánico de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam) que pertenece a la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel (Repsa). Desde hace más de 10 años se consideraba extinta en esa zona.

Esto habla de una posibilidad de resistencia de las especies amenazadas para conseguir su permanencia en zonas muy próximas a la urbe, estas experiencias pueden ser documentadas por personas que se encuentran casualmente con ellas.

“La gente observa el organismo, se apunta con dato la ubicación, pone a su disposición sus datos y pueden usarse por investigadores”, explica Arreola.

Este tipo de actividades son emprendidas dentro de los más diversos entornos, desde alumnos de escuelas ubicadas en entornos rurales o semi-rurales que realizan inventarios de especies de flora y fauna a su alrededor, hasta monitoreo de especies en corredores vegetales, en donde hay especies poco comunes y conocidas por los ciudadanos, pero que definitivamente se encuentra  ahí.

El hongo del Bosque de Tlalpan

Recientemente se dio a conocer el descubrimiento de una nueva especie de hongo del género Hypochnella dentro de las 252 hectáreas del Bosque de Tlalpan, una reserva natural ubicada entre la zona urbana y las grandes extensiones de suelo de conservación que delimitan la metrópolis.

Sin embargo, las pruebas científicas realizadas a la estructura del hongo aún están en proceso para saber si se trata de una nueva especie, o si es una subespecie de un hongo que cuenta con descripción para el continente Europeo, más no para el continente Americano.

Mientras el análisis sigue en marcha, en Ecohistorias te invitamos a formar parte activa de Naturalista, la red social del mundo natural y a subir tus observaciones para contribuir al ejercicio de la ciencia ciudadana en México.

About AnaHerrera

Browse Archived Articles by AnaHerrera

Leave a Comment

Your email address will not be published.