¿Es realmente 2030 el año límite para el mundo?

Oct 11, 2018 // By:AnaHerrera // No Comment

El reciente informe del IPCC ha despertado gran inquietud al argumentar que los cambios en la tierra derivados de la era industrial han intensificado eventos metereológicos como incendios forestales, sequías, inundaciones que, a su vez, repercuten en la escasez de alimentos, lo que puede llevar al colapso de la humanidad.

A partir de la década de los 70´s, el deterioro ambiental ha sido un tema recurrente en la agenda de las reuniones políticas globales. En la actualidad el calentamiento global ha implicado establecer acuerdos específicos para evitar que la vida en la tierra siga desapareciendo por los pocos cuidados que el sistema capitalista e industrial ha tenido para con el medio ambiente.

Desde 1972 en Estocolmo, cuando se llevó a cabo la Primera Cumbre para la Tierra;  a Río de Janeiro en 1992, donde se firmaron acuerdos para proteger la biodiversidad  y combatir la desertificación; pasando por Kyoto en 1997, momento clave en donde se establecieron las pautas para reducir las emisiones de Gases de Efecto invernadero; hasta la Conferencia de las Partes (COP 21) celebrada en París en 2015, las reuniones y acuerdos mundiales para abordar el cambio climático se han transformado en negociaciones que implican un papel activo de parte de cada nación.

Desde el acuerdo de París, cada país se comprometió a establecer metas y acciones para reducir la emisión de contaminantes que han debilitado la capa de ozono que recubre la tierra y evitar, de manera conjunta y solidaria, el incremento de 2 grados en la temperatura de la tierra.

Sin embargo, al no ser un acuerdo vinculante, los países pueden cambiar sus planes según la situación interna, además no existen multas por quedar debajo de las metas declaradas.

La COP es la Conferencia de las Partes que organiza la Convención de Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMNUCC) que funciona como una asociación de todos los países miembros (o Partes) que se reúnen anualmente durante dos semanas para abordar el problema global del cambio climático.

Para socializar los conocimientos científicos, técnicos y socioeconómicos de lo que implica el calentamiento global en el mundo, en 1988 la ONU estableció el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC). Hasta la fecha, éste órgano ha brindado 5 informes en donde se precisa información detallada sobre la pérdida de biodiversidad y sobre soluciones basadas en estrategias de mitigación y adaptación.

El 6 de octubre de este año, el IPCC emitió un informe especial como un “último llamado” frente al futuro amarillista, que cada vez es más realista, basado en un comparativa de las consecuencias de tener un incremento de 2 grados y de 1.5. En él, incluso se revela que de seguir por el mismo camino, el incremento en la temperatura de la tierra puede llegar a ser de 3 grados.

De cara a la COP 24 a celebrarse en Polonia durante diciembre, el informe del IPCC hace un llamado a reducir la cifra límite a 1.5 grados con el objetivo de establecer acciones mucho más concretas, cambios de gran alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad.

Se estima que el aumento de la temperatura global de 2 grados acabaría con todos los arrecifes de coral. Mientras que un incremento de 1,5 los reducirá entre un 70% y un 90%.

Otra diferencia sustancial es que el nivel del mar aumentaría 10 centímetros más al pasar de 1,5 a 2 grados. Puede parecer poco, pero esta diferencia implica que diez millones de personas más estarían expuestas a inundaciones.

También tendría un impacto significativo en la temperatura y acidez del océano, y en la capacidad de crecer cultivos como el arroz, el maíz y el trigo. En el estudio también se afirma que limitar el calentamiento a 1,5 frente a los 2 grados reduciría el número de personas expuestas a los riesgos climáticos y la pobreza en varios cientos de millones.

“Uno de los mensajes fundamentales arrojado de forma contundente por el informe es que ya estamos viviendo las consecuencias de un calentamiento global de 1 °C, con condiciones meteorológicas más extremas, crecientes niveles del mar y un menguante hielo marino en el Ártico, entre otros cambios”, dijo Panmao Zhai, Copresidente del Grupo de trabajo I del IPCC.

En el informe se establecen algunas acciones específicas, en donde destaca la conquista de las energías renovables para proporcionar hasta el 85% de la electricidad global para 2050.

Aunque la fecha establecida como límite se encuentra a tan sólo 12 años, para el profesor Jim Skea, copresidente del IPCC “Limitar el calentamiento a 1,5 grados conlleva muchos beneficios en comparación con limitarlo a 2 grados. Esto reduciría el impacto del cambio climático de maneras muy importantes”.

“Si leen el informe y deciden actuar de inmediato, entonces mantener la subida en 1,5 grados sigue estando a nuestro alcance. Pero es una decisión que se debe tomar lo antes posible”, aseguró Jim Skea.

En complemento, el reporte también incluye medidas que se pueden tomar a nivel individual como: producir alimentos orgánicos producidos localmente y consumir menos alimentos procesados, incentivar los medios de transporte como bicicletas o automóviles eléctricos y evitar el uso de aparatos electrodomésticos.

91 autores y editores-revisores de 40 países han preparado el informe del IPCC en respuesta a una invitación hecha por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) cuando se aprobó el Acuerdo de París en 2015.

About AnaHerrera

Browse Archived Articles by AnaHerrera

Leave a Comment

Your email address will not be published.