Microsismos chilangos

Jul 18, 2019 // By:AnaHerrera // No Comment

¿Qué dice la ciencia, el gobierno, la opinión pública y la historia?

En los últimos días la memoria colectiva en relación a los eventos sísmicos del 19s de 1985 y 2017 se ha inquietado a raíz de los más de 15 microsismos con epicentro en la Ciudad de México (CDMX).

Sin embargo, no parece existir una explicación unidireccional en torno a estos eventos de la naturaleza, sino más bien a varios factores de injerencia humana a considerar.

¿Qué dice la Ciencia?

“Toda actividad humana que añade o elimina masa influye en las fuerzas que interactúan en la corteza terrestre; por lo tanto, no debería sorprendernos que la tierra reaccione a estas alteraciones. Y, a veces, la reacción puede ser un terremoto”. Miles Wilson

Una investigación liderada por Wilson de la Universidad Británica de Durham, publicada en la revista Sismological Research Letters (Cartas de Investigación Sismológica), asegura que la fracturación hidráulica, la explotación minera y la construcción de grandes obras son algunas de las actividades humanas que más influyen para generar terremotos.

De acuerdo a las estadísticas del Servicio Sismológico de México, en las últimas décadas se ha incrementado el número de los eventos telúricos del territorio. En 1990 se tienen contabilizados 796 sismos y en 2018 hubo más de 30 mil.

Sin embargo, en la misma página de internet del Sismológico se aclara que este incremento se debe a una mejor monitoreo derivado de la instalación de nuevas estaciones sismológicas y no necesariamente a un aumento de la propia sismicidad.

¿Qué dice el gobierno?

En recientes declaraciones, la jefa de gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, declaró que los sismos no son causados ni por la ampliación de la Línea 12 del Metro, ni por el incremento de construcciones en la zona poniente, ni por la extracción de agua de los mantos acuíferos ni por la actividad del volcán Popocatépetl, sino por la ubicación geográfica de la CDMX dentro del eje neovolcánico que va de Jalisco hasta Veracruz.

¿Qué dice la opinión pública?

Minutos después del sismo nocturno del 16 de julio, vecinos de la alcaldía Álvaro Obregón, no dudaron en manifestarse por las obras de la ampliación de la línea 12 del metro, argumentando que cada noche se percibe el movimiento y se quejaron por la dinamitación en la zona.

 

Por su parte, Juan Manuel Espinosa, Director General del Centro de Instrumentación y Registro Sísmico (Cires) detalló que los recientes sismos con epicentro en las alcaldías Miguel Hidalgo y Álvaro Obregón son causados por la constante extracción de agua y las grandes construcciones. Además especificó que esos sismos, de baja intensidad están asociados a 6 fallas geológicas que atraviesan la ciudad: Chiquihuite, Santa Catarina, Falla Santa Fe, Ayotuzco, Tenango y La Pera.

¿Qué dice la historia?

La Ciudad de México está construida sobre un entorno lacustre que en los últimos 500 años ha sido secado. La naturaleza de su suelo, el reblandecimiento de una tierra propia de una cuenca hidrológica, apta para el almacenamiento de grandes cantidades de agua, ocasiona un hundimiento gradual de más de 10 cm al año que también permea en las condiciones geológicas de la metrópolis capitalina.

El incremento en los eventos sísmicos a lo largo de la historia puede o no ser un factor a considerar, no obstante, la capacidad para responder a ellos requiere también ser considerado junto a sus posibles causas en una ciudad que sigue creciendo a un ritmo vertiginoso.

Fuente: América Latina en movimiento, Servicio Sismológico de México

 

About AnaHerrera

Browse Archived Articles by AnaHerrera

Leave a Comment

Your email address will not be published.