Después de las tormentas, no llega la calma

Jun 13, 2020 // By:AnaHerrera // No Comment

A más de una semana del impacto de las tormentas “Amanda” y “Cristobal” en el sureste de México y su frontera con Centroamérica ¿ a cuánto ascienden las afectaciones, cuáles son las evaluaciones por parte de las autoridades y cómo puede ayudar la sociedad civil?

A pesar de que no alcanzaron la categoría de huracán, por su lento desplazamiento y el tiempo de permanecieron en tierra, ambas tormentas provocaron lluvias torrenciales a lo largo de 11 días en Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán así como en Guatemala y El Salvador

Del 28 de mayo al 7 de junio de 2020, “Cristobal” se combinó con los remanentes de la tormenta “Amanda”, haciéndose más peligroso. Se estima que más de medio millón de personas se vieron afectadas por inundaciones, deslaves y cierre de caminos, agudizando la emergencia sanitaria actual causada por la enfermedad Covid 19.

Los daños aún se están contabilizando, pero esto es lo que se sabe hasta el momento.

Yucatán

Es la zona con más daños registrados; 64 de sus 106 municipios, tienen declaratoria de emergencia para acceder a los fondos federales y locales para atender los desastres naturales.

Las comunidades campesinas fueron las más vulnerables ante el impacto de las tormentas, 95 mil hectáreas de cultivo fueron impactadas, es decir, el 85 % de la superficie sembrada de la entidad, lo que equivale a una pérdida de más de 4 mil millones de pesos.

Por los daños a las viviendas y la pérdida de patrimonio familiar, se cuantifican más de mil damnificadxs. De acuerdo a las estimaciones, Yucatán recibió en cuatro días el equivalente a la lluvia que cae durante todo un año.

Campeche

Los 11 municipios en los que está dividido el estado han solicitado declaratoria de emergencia, pues en todos ellos se presentan daños en infraestructura carretera, urbana, educativa, de salud, vivienda e hidráulica. Durante los primeros 3 días de lluvias, más de mil personas fueron desalojadas de sus comunidades para resguardarse en refugios.

De acuerdo a la Comisión Nacional del Agua, el desbordamiento del río Chumpan del municipio de Carmen, dejó inundaciones en comunidades a lo largo de su recorrido y principalmente en la comunidad Aguacatal.

Desde el sector agrícola, la región de los Chenes fue la más perjudicada al perderse el 80% de los apiarios y parcelas de familias campesinas organizadas en cooperativas.

Chiapas

Las afectaciones se presentan en al menos 12 de sus 118  municipios, contabilizándose daños en 700 viviendas , 81 tramos carreteros, 17 puentes, 7 redes de agua potable y 2 escuelas. Los impactos por deslaves y desbordamientos de ríos aún se encuentran siendo validados.

De acuerdo al Servicio Meteorológico Nacional (SMN) del 28 de mayo al 6 de junio, Amanda y Cristóbal suministraron hasta 9.7 veces más litros de agua de lluvia, que lo cae en un solo mes en comunidades de los estados de Chiapas y Campeche.

Quintana Roo

Bacalar, Othón P. Blanco, José María Morelos y Felipe Carrillo Puerto, son 4 de sus 11 municipios con los daños más severos. Mas de 300 kilómetros de carreteras y 8 puentes que comunican  54 comunidades rurales en donde habitan 5 mil familias, presentan daños.

Tabasco

10 de sus 17 municipios recibieron el mayor impacto por las precipitaciones pluviales. Hasta el momento el municipio de Balancán registra los mayores alcances en 61 comunidades, con dos mil 749 viviendas dañadas, por lo que familias del municipio de la región de los Ríos continúan en albergues temporales.

Para enfrentar la situación, el Estado destinará a través del Fondo de Contingencia de Tabasco (Focotab) dos millones 388 mil pesos para apoyo a los damnificados y reconstrucción de viviendas en Balancán.

Actualmente, Tabasco está dentro de los primeros 5 estados con mayor carga de enfermedad por COVID-19, por lo que en los municipios también se están llevando a cabo medidas preventivas para seguir atendiendo la crisis sanitaria.

Veracruz

Afectaciones en 12 municipios de los 212 con los que cuenta el estado. Según el reporte de Protección Civil Estatal, se contabilizan 70 casas inundadas; 14 árboles caídos, 6 deslizamientos; 3 derrumbes; 4 deslaves y 2 socavones, algunos causados por el desbordamiento del río Atoyac.

El Salvador

El gobierno de El Salvador estimó que serán necesarios 206 millones de dólares para recuperarse de los daños provocados por las tormentas tropicales.  Según el  balance, las lluvias dañaron 28 puentes (cuatro de ellos colapsados), abrieron 25 cárcavas (zanjas) , ocasionaron mil 114 derrumbes en carreteras y afectaron 484 escuelas.
Además se contabilizan más de 30 personas fallecidas,  miles de damnificados y cosechas enteras destruidas.

Guatemala

En el país centroamericano, con elevados índices de migración junto a El Salvador y Honduras, se contabilizaron 246 mil personas afectadas, 521 damnificadas, 2 personas fallecidas, 17 viviendas en peligro, 500 viviendas con riesgo leve o moderado, 36 carreteras y 3 puentes afectados.

La atención de una urgencia dentro de la emergencia

Ante este panorama y frente a la agudización de problemas socioambientales, en plena lucha contra la pandemia, diversas organizaciones como Greenpeace y la asociación Muuch Kambal se han pronunciado al respecto.

Greenpeace emitió un comunicado en donde se argumenta que los  daños “representan el ejemplo de cómo el cambio climático derivado del incremento en la temperatura del planeta, los grandes proyectos de infraestructura como el “Tren Maya” y la proliferación de la agricultura industrial, entre otros, está afectando seriamente el delicado equilibrio ecológico de la Península”.

Por su parte, la asociación Muuch Kambal, notifica que impactos todavía se están contabilizando, pero el estado en el que se encuentran muchas de las comunidades crea altos riesgos de problemas de salud, incluyendo enfermedades transmitidas por mosquitos, en especial por tener la región un incremento en el caso de dengue en este momento, padecimientos gastrointestinales o dermatológicos y el aumento de infecciones por Covid-19.

De acuerdo a  Leydy Pech, vocera de la asociación, “La lluvia que trajo la tormenta Cristóbal no es el problema, el agua siempre es buena y estos sucesos ocurren cada determinado tiempo, sin embargo, las grandes modificaciones producidas por la industrialización del territorio y el cambio climático nos dan como resultado el incremento del daño provocado en nuestras comunidades mayas. Las comunidades rurales; los niños y niñas de pueblos indígenas son quienes más sufren como resultado de las inundaciones que todo ello provoca”.

¿Cómo ayudar?

Si bien la Secretaría de Defensa Nacional de México activó el Plan DN III E para que el ejército y fuerza aérea mexicana realicen actividades en carácter de auxilio a la sociedad, tanto la asociación Muuch Kambal como la representación de Yucatán en Ciudad de México, han puesto cuentas bancarias y centros de acopio para contribuir a mitigar los impactos de las tormentas tropicales en el sureste mexicano. Checa a detalle la imagen anterior y la siguiente información.

 

Fuentes

El Heraldo de México

Milenio

Poder y crítica

Prensa libre

Animal político

Forotv

Imagen de potada Facebook Diario Sur Caribe

 

About AnaHerrera

Browse Archived Articles by AnaHerrera

Leave a Comment

Your email address will not be published.